Select Page

¿Sabes Qué es la Inteligencia Artificial y de dónde viene?

18

AGOSTO, 2020

“La inteligencia artificial (IA) es la tecnología que hace posible que las máquinas aprendan de la experiencia y realicen tareas similares a las humanas.”

¿Por qué es importante la inteligencia artificial?

  1. La IA automatiza el aprendizaje repetitivo y el descubrimiento a través del análisis de datos
  2. La IA agrega inteligencia a productos o servicios existentes
  3. La IA se adapta a través de algoritmos de aprendizaje progresivo
  4. La IA analiza datos en mayor cuantía y en mayor profundidad
  5. La IA entrega resultados con una precisión increíble antes inimaginable
  6. Con la IA obtendrás información más relevante de tus bases de datos
  7. La IA se está convirtiendo en parte fundamental en los avances tecnológicos de nuestro presente y futuro

Una de las definiciones más aceptadas sobre la IA es de Poole David, quien indica coloquialmente que el término Inteligencia Artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones “cognitivas” que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo: “percibir”, “razonar”, “aprender” y “resolver problemas”. 

Ciertamente la tecnología que constituye la Inteligencia Artificial es capaz no sólo de aprender, sino también de automatizar su propio proceso de aprendizaje a través de la repetición en el análisis de datos.

Pero la IA es diferente de la automatización robótica impulsada por hardware. En lugar de automatizar las tareas manuales, la IA realiza tareas frecuentes, de gran volumen y computarizadas de manera confiable, sin fatiga y cada vez mejor.

No obstante, aun cuando las películas y la ciencia ficción muestren una imagen de la IA, debemos destacar que para que se genere este tipo de automatización, la participación humana sigue siendo esencial en el proceso de configuración que se aplica en el sistema que aloja la IA y además dentro de su proceso de aprendizaje es indispensable que el humano haga las preguntas correctas.

Sin la adecuada configuración, los resultados de la implementación de la Inteligencia Artificial serán viciados, arrojando datos erráticos y/o poco confiables, perdiendo así la finalidad del uso de la misma.

En la mayoría de los casos, la IA no se venderá como una aplicación individual. Más bien, la Inteligencia Artificial vendrá como una mejora de productos o servicios ya existentes a los que se les aplicarán capacidades de inteligencia artificial.

Un ejemplo claro de ello es el caso de Siri en los dispositivos Apple, donde se agregó como una característica a una nueva generación de productos y que ahora es parte asimilada y naturalizada de nuestra cotidianidad.

Ciertamente la Inteligencia Artificial es una ciencia interdisciplinaria con múltiples enfoques, pero los avances en el “Machine Learning” y en el “Deep Learning” están creando un cambio de paradigma en prácticamente todos los sectores de la industria tecnológica relacionada a la IA.

Pero en esencia, la IA es la rama de la informática que tiene como objetivo responder afirmativamente a la pregunta de Turing. Es el esfuerzo por replicar o simular la inteligencia humana en máquinas.

La pregunta de Turing nace de Alan Turing (Sí, el mismo matemático que ayudó a ganar la WWII de quien hicieron la película “El Código Enigma” / “The Imitation Game” en inglés) quien una década después de descifrar la máquina de cifrado Nazi, cambió el curso de la historia nuevamente planteando la pregunta “¿Pueden las máquinas pensar?”.

El artículo de Turing “Computing Machinery and Intelligence” (1950), y su posterior Prueba de Turing, establecieron el objetivo fundamental y la visión de la Inteligencia Artificial tal cual como la conocemos ahora. 

Las características y amplitud de la Inteligencia Artificial han dado lugar a muchas preguntas, debates y posiciones encontradas en el mundo científico. Tanto es así, que no se acepta universalmente una definición singular del campo; razón por la cual mencionamos anteriormente que la definición de Poole es una de las más aceptadas en la actualidad.

De vuelta con la relevancia de la IA en la actualidad, resaltamos el hecho de que la IA se adapta a través de algoritmos de aprendizaje progresivo para permitir que los datos hagan la programación. La IA encuentra estructura y regularidades en los datos para que el algoritmo adquiera una habilidad: el algoritmo se convierte en un clasificador o un predictor.

Entonces, así como el algoritmo puede enseñarse a sí mismo a jugar al ajedrez, puede enseñarse a sí mismo qué producto recomendar en línea a un cliente, asistir en la compra a un usuario web, entre infinitas posibilidades de asistencia al cliente.

Los modelos de IA se adaptan cuando se les dan nuevos datos; la “retropropagación” es una técnica de IA que permite que el modelo se ajuste, mediante entrenamiento y datos agregados, cuando la primera respuesta no es del todo correcta.

Es así como el uso de la IA se favorece del uso de bases de datos cuantiosas, situación muy característica de las plataformas de asistencia o atención al cliente; mientras más interacciones tiene con los usuarios, más rápido aprende el programa. Esto representa entonces una gran ventaja para las empresas que implementen plataformas de atención asistidas por IA ya que estarán un paso adelante que la competencia al entregarle a sus usuarios los beneficios del futuro ahora.

¿Quieres más info sobre cómo implementar IA en tu empresa?
¡En Nimatec te podemos ayudar!